DE LOS frailes capuchinos TIENDA MUSEO Y CRIPTA VISITA EL MUSEO

QUELLO CHE VOI SIETE NOI ERAVAMO; QUELLO CHE NOI SIAMO VOI SARETE_

WAS IHR SEID SIND WIR GEWESEN; WAS WIR SIND WERDET IHR SEIN_

COMME VOUS NOUS ÈTIONS; COMME NOUS VOUS SEREZ_

WHAT YOU ARE NOW WE USED TO BE; WHAT WE ARE NOW YOU WILL BE_

COMO VOSOTROS NOSOTROS ERAMOS; COMO NOSOTROS VOSOTROS SEREIS_

Planifica tu visita al museo

Taquilla

TIENDA

Misiones

Hoy, los Hermanos Menores Capuchinos están presentes en diferentes partes del mundo y, por amor a Cristo, están cerca de muchas personas pobres y necesitadas, trabajando en conventos, escuelas, hospitales, centros de acogida, iglesias y mucho más. Gracias a los donativos que reciben, pueden realizar muchos proyectos que ofrecen ayuda humanitaria, sanitaria y espiritual

DONE AHORA

Misiones

Hoy, los Hermanos Menores Capuchinos están presentes en diferentes partes del mundo y, por amor a Cristo, están cerca de muchas personas pobres y necesitadas, trabajando en conventos, escuelas, hospitales, centros de acogida, iglesias y mucho más. Gracias a los donativos que reciben, pueden realizar muchos proyectos que ofrecen ayuda humanitaria, sanitaria y espiritual

DONE AHORA

Cómo Encontrarnos

e-mail: info@museoecriptacappuccini.it

TAQUILLA

Reserva la visita guiada por el interior del Museo. Posibilidad de reservar visitas privadas o grupos.

Horario de apertura


Todos los días de 10.00 a 19.00
(la taquilla cierra 30 minutos antes)
Via Vittorio Veneto 27 00871 Roma
Tel: 06/88803695
info@museoecriptacappuccini.it

Los libros

Los libros

En el interior del convento de los capuchinos hay un importante archivo y una antigua biblioteca que dan testimonio de la cultura y espiritualidad de la orden. Siguiendo el recorrido expositivo, es posible admirar algunos rarísimos incunables, o sea, los primeros libros que se imprimieron en la segunda mitad del siglo XV utilizando los tipos móviles inventados por Gutenberg. Muchos de estos libros fueron impresos por los primeros tipógrafos e impresores existentes en Italia con ricas cubiertas de cuero o piel, enriquecidas con grabados o decoraciones ornamentales. En cambio, otros volúmenes dan testimonio del culto y la devoción privada, como los pequeños volúmenes con las vidas de los santos, o nos ilustran las actividades realizadas por los frailes capuchinos que se dedicaron a la medicina o la farmacia.

 

San Félix de Cantalicio

San Félix nació en Cantalicio en 1515 en el seno de una familia campesina. De niño, fue enviado a Cittaducale, donde trabajó en la casa de una familia de terratenientes. Allí, se encargaba de cuidar el ganado, en concreto, bovinos. Un día, mientras estaba domando a dos bueyes jóvenes enyugados al arado, estos se enfurecieron y lo arrollaron. El arado pasó sobre su pecho y desgarró la ropa, pero no le provocó ni un solo rasguño. San Félix creyó que esto era una señal del cielo y fue al convento de los capuchinos de Cittaducale.

San Félix solía pasar las noches rezando y, en una ocasión, se le vio en éxtasis recibiendo al Niño Jesús de los brazos de la Virgen y aquel jugando con la barba del fraile.

Su cuerpo descansa en la iglesia de la Inmaculada Concepción en la Via Veneto de Roma, donde fue trasladado el 27 de abril de 1631.

Fue beatificado el 1 de octubre de 1625 y canonizado por el papa Clemente XI el 22 de mayo de 1712.

La fiesta litúrgica se celebra el 18 de mayo.

Árbol Seráfico de la Orden Franciscana

Impresión litográfica pintada a mano de 1881 a partir de un modelo original grabado en cobre del siglo XVII.

 

Yendo por orden, empezando por abajo, encontramos a san Francisco y sus 12 hermanos.

Subiendo, santos, la otra generación de hermanos con san Antonio de Padua.

Siguen los mártires y, más arriba, cardenales y los seis papas franciscanos, obispos y arzobispos con san Luís de Tolosa, hasta llegar a las hermanas de Santa Clara.

Luego, están las reformas de los franciscanos, donde encontramos a los Hermanos Menores representados por san Bernardino de Siena.

Por último, los Hermanos Menores Capuchinos con María Inmaculada arriba, guardiana y madre de la orden franciscana.

Venerable padre Mariano de Turín

El padre Mariano nació en Turín el 22 de mayo de 1906, en el seno de una familia cristiana practicante. En 1940, tras una larga reflexión, se hizo novicio y, siguiendo las costumbres de esa época, adoptó el nombre de fray Mariano, que él mismo eligió: «Tomé un nombre -Mariano- para honrar (¡al menos así!) a quien tanto le debo. Pienso con alegría que, cada vez que alguien diga mi pobre nombre, algo de Ella resonará».

En 1950 empezó a dar conferencias en Radio Vaticano y, en 1955, la Rai lo eligió para una sección dedicada a la religión. El padre Mariano comprendió la importancia de este medio de comunicación y supo utilizarlo para difundir el mensaje del Evangelio, obteniendo una gran atención y altísimos índices de audiencia. Sus programas se emitieron hasta 1972, año en que murió.

En 1985, el cuerpo fue trasladado del cementerio Verano de Roma a la iglesia de la Inmaculada Concepción de los Capuchinos, donde todavía hoy descansa.

El 15 de marzo de 2008 fue proclamado «Venerable».

 

Crucifijo sangriento

Finales del s. XVII (1695)

Acuarela sobre papel

Breve historia:

«Había un joven milanés que entregó su cuerpo y alma al diablo, con la condición de que satisficiera sus deseos y apetencias, y quedó completamente satisfecho, como le había prometido el enemigo. En una ocasión, quiso ver a Jesucristo en la forma y manera en que murió en la cruz y se lo dijo al diablo, que le respondió que no podía hacer eso, porque Él era su enemigo. Entonces, el joven dijo nuestros pactos son así, si no me haces esto, retiraré mi palabra de donación. Para que esto no sucediera, el diablo le trajo el crucifijo pintado en papel, tal como es este. Al verlo, el joven quedó tan afligido, que fue a ver a un confesor para confesarse, el cual, al escuchar lo ocurrido, le dijo que no podía absolverlo, y lo exhortó a ir al Santo Oficio, donde encontraría el perdón y la indulgencia. El joven lo hizo de inmediato y los padres del Santo Oficio le pidieron el crucifijo.

Y como este era un vasallo de D. Camila Barberini, al conocer los hechos, le concedió la gracia de obtener una copia, que envió a un personaje de Roma, y de ella se obtuvo la copia con el consentimiento de su marido, el conde de Borromeo».

 

CONVENTO


 El convento es un gran complejo construido en Roma, destinado a ser la casa de la orden y, por lo tanto, con edificios excepcionalmente grandes en comparación con otros edificios de los capuchinos. La primera piedra del convento se colocó en marzo de 1626 y los hermanos se trasladaron allí el 15 de abril de 1631. El 20 de enero de 1925 se inició la demolición del antiguo convento para construir el Ministerio de las Corporaciones y se abrió el trazado de la actual calle Vittorio Veneto. En el convento también se encuentra el archivo provincial, que conserva una voluminosa documentación desde los orígenes hasta nuestros días.

 

Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0